Vamos a debatir sobre la cafeína

La primera cuestión a considerar es que los mecanismos de acción de la cafeína son múltiples y aún no del todo aclarados.
  
Sabemos que incrementa la afinidad de los miofilamentos por el calcio e inhibe la fosfodiesterasa (es decir, eleva el AMP intracelular con respuesta inotrópica positiva en el corazón y vasodilatación periférica). Aumenta la oxidación de ácidos grasos (y quizás ahorre glucógeno, por tanto). Pero sobre todo estimula el sistema nervioso central. La cafeína actúa como antagonista de los receptores de adenosina, bloqueando eficazmente los receptores de la adenosina en el sistema nervioso central. Esta reducción de la actividad de la adenosina conlleva a una incrementada actividad de neurotransmisores como la dopamina y el glutamato. Actúa, por tanto, en la neurotransmisión, la excitación y la percepción del dolor, lo que podría llevar a tasas de esfuerzo mayores con efectos favorables en el reclutamiento de unidades motoras provocando contracciones mayores y sostenidas.

Iremos comprobando su eficacia en cada uno de los deportes así como las dosis y los efectos fisiológicos, considerando que, en este momento, no está incluida entre las sustancias prohibidas

Enlace más reciente
Caffeine and Anaerobic Performance; Ergogenic Value and Mechanisms of Action
JK Davis, J Matt Green. Sports Medicine. Auckland: Oct 2009. Vol. 39, Iss. 10; p. 813 (20 pages)
 
2 comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris