Como aprovechar los avances tecnológicos en alimentos funcionales

La tecnología actual nos permite acceder a una parte pequeña de la leche (1-4 % del total de proteínas de la leche) que se llaman glucoproteínas de la membrana del glóbulo graso de la leche (MFGM del inglés: milk fat globule membrane).

Además de proteínas, la MFGM está compuesta por triglicéridos, colesterol, fosfoglicéridos y esfingolípidos(incluyendo los dos últimos aproximadamente un 31.1% de fosfatidiletalonamina, 27.7% de esfingolípidos, 26.4% de fosfatidilcolina, 5.5% de fosfatidilserina, y 5.2% de fosfatidil inositol, 3% de plasmalógenos y 1.1% de gangliósidos).

Dependiendo del proceso tecnológico empleado, podemos encontrar en el mercado aislados de suero de leche que conservan distintas fracciones interesantes desde el punto de vista de la nutrición deportiva. Un ejemplo es el LACPRODAN® MFGM-10 un producto que llega a mantener una relación de aminoácidos ramificados frente a totales de 21,6 y añade biopéptidos como : MUC1 (1.4%); Lactaderina (1.0%); IgG1 + IgG2 (6.0%); Alfa-lactoalbúmina (6±1%); Beta-lactoglobulina (32±3%); CGMP (8.0%); BSA (4.0%)y Lactoferrina (1.5%). En este caso, lo que mejoraríamos sería la inmunidad.

En los próximos días veremos como podemos utilizar aislados de suero de leche para mejorar los procesos cognitivos y de relación estímulo-respuesta, el anabolismo muscular, la inmunidad etc.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris