Lo he leído por ahí y no me resisto a ponerlo en el Blog

Decía José de Letamendi (médico español del siglo XIX, "Quien sólo sabe de medicina, ni de medicina sabe", así que voy a poner un comentario que he encontrado entre otras noticias del ámbito médico y que no trata de temas médicos ni nutricionales. Que cada cual la medite un poco....

Se trata de una reflexión de Juan Gérvas, médico general y promotor del equipo CESCA (www.equipocesca.org)


Es imposible conocerse a sí mismo. Es un lema demasiado ambicioso. A lo más que podemos aspirar es a moderar la ambición, a celebrar el amor, a vivir en comunidad, a ser tolerantes, a conocer y aceptar nuestras limitaciones, a saber de nuestras capacidades y a encontrar una moral y ética que nos haga más humanos. Somos sistemas tan complejos que nuestra conducta nos sorprende a nosotros mismos. Y raramente somos capaces de reírnos de esas "conclusiones emergentes" que chocan con lo que esperábamos en nuestra intimidad de nuestras capacidades, habilidades, formación, conocimientos, sentimientos y guías morales y éticas. Como a veces los payasos, dudamos entre reír y llorar y ponemos cara de circunstancias para sobrellevarlo.

A continuación el texto completo
La mente humana intenta entender las cosas reduciéndolas a sus elementos. Es lo que llamamos análisis, proceso mediante el que se descompone un conjunto en sus partes esenciales. Por ejemplo, en Física ayudó enormemente el concepto de "átomo", en el sentido de la parte menor que no podía ser dividida en otras; es decir, que no tenía partes esenciales, que era un elemento indivisible. En Medicina la Anatomía consiste en eso, en analizar el cuerpo humano según sus componentes, en cortar y separar (que es lo que quiere decir exactamente "ana-tomos" en griego). En Matemáticas y Filosofía nada mejor como ejemplo que las aporías de Zenón, especialmente la de Aquiles y la tortuga, que se encuentra en el origen de la Teoría de Límites, donde el tiempo se descompone en partes tan pequeñas como se quiera. Tal partición lleva al absurdo, a que Aquiles jamás alcance a la tortuga a la que se le ha dado una ventaja inicial en la competición.

Como bien demuestran las aporías, el análisis puede llevar a caminos sin salida, a pasos impracticables (que es lo que quiere decir exactamente aporía en griego). Sucede que el análisis sólo es una ayuda para comprender, bien en Filosofía bien en Ciencia. El análisis precisa de la dialéctica y de la síntesis para acercarnos a la comprensión del todo, del conjunto analizado.

Sistemas complejos

Son sistemas complejos aquellos conjuntos de elementos interconectados, o relacionados entre sí, de cuya interacción surgen propiedades emergentes, nuevas, no esperables del análisis de los elementos.

En muchos chistes se utilizan recursos de sistemas complejos para "sorprender" al cerebro y provocar la risa. Es decir, se exponen elementos cuya relación hace esperar un resultado determinado, pero mediante el ingenio se logra una "propiedad" emergente, inesperada, que produce placer, asombro y risa. Si el chiste es bueno, generalmente uno se ríe de sí mismo al celebrarlo, pues se ríe de la simplicidad aparente de su propio pensamiento, que le llevó a una conclusión esperada, de rutina, chocante frente a la conclusión emergente y nueva.

Los sistemas complejos son mucho más que la suma de sus partes. Por ejemplo, cualquier animal se comporta como un sistema complejo, pues excepto en los reflejos nunca sabemos la consecuencia final de los cambios que introduzcamos. Entre los animales complejos, naturalmente, los primates (hombre incluido). De ahí el reto de la frase inscrita en la entrada del templo de Apolo en Delfos: "conócete a ti mismo".

Es imposible conocerse a sí mismo. Es un lema demasiado ambicioso. A lo más que podemos aspirar es a moderar la ambición, a celebrar el amor, a vivir en comunidad, a ser tolerantes, a conocer y aceptar nuestras limitaciones, a saber de nuestras capacidades y a encontrar una moral y ética que nos haga más humanos. Somos sistemas tan complejos que nuestra conducta nos sorprende a nosotros mismos. Y raramente somos capaces de reírnos de esas "conclusiones emergentes" que chocan con lo que esperábamos en nuestra intimidad de nuestras capacidades, habilidades, formación, conocimientos, sentimientos y guías morales y éticas. Como a veces los payasos, dudamos entre reír y llorar y ponemos cara de circunstancias para sobrellevarlo.

High flyer

Es high flyer alguien excesivamente ambicioso, casi hasta ser vanidoso, pagado de sí mismo, un punto ingenuo por desconocer sus propias capacidades y posibilidades. En este último sentido da nombre y contenido a la canción de UFO, "High flyer", del enamorado que creía todo conquistado en apenas un fin de semana. A la banda de rock duro, de heavy metal, UFO le debemos clásicos de los años setenta, especialmente los incluidos en su disco "Light out", de 1977. Como muchas de las bandas anglosajonas viven por décadas, como sistemas complejos que nunca sabes dónde acabarán, bien por el sencillo paso del tiempo bien por los componentes del momento, bien por el lugar de actuación.

High flyers son también las acciones que suben rápida e inesperadamente, en cuya inversión se puede obtener pingües beneficios. En este sentido el término high flyers se ha incorporado a las prácticas bursátiles y comerciales, para referirse a las personas brillantes, capaces de rendir mucho más que la media, que maduran pronto y son líderes que toman rápidamente decisiones apropiadas en circunstancias adversas. La captación de estos líderes es cuestión vital para los negocios/empresas que pretenden aumentar el rendimiento y ofrecer los mejores servicios y productos a los menores precios (sean empresas de minería, negocios de salud, factorías automovilísticas o empresas de servicios públicos).

De hecho hay diversas técnicas para identificar y promover a los líderes en el sentido de high flyers. Básicamente es "medir y diferenciar". Es decir, tener idea del valor de las personas que forman parte de una organización y promover sus mejores capacidades a base de reconocerlos mediante ventajas salariales y laborales. Hay líderes que nacen, pero la mayor parte se hacen. Los sistemas complejos responden a algunos estímulos, lo que explica que algunos trabajadores sean del montón en un negocio/empresa y estrellas en otros. En la duda, ¿cómo deducir que tal trabajador tiene capacidad de liderazgo real?

Bautismo de fuego

Los negocios/empresas dependen tanto de los líderes que desean asegurarse de contar con un high flyer antes de darle la responsabilidad consiguiente. Casi todos someten a prueba a los líderes identificados por el "medir y diferenciar". Y el común denominador de las pruebas suele ser enfrentar a tareas generales a los especialistas. Por ejemplo, la empresa Hindustán Uniliver (de la India) no considera líder a nadie que no supere la prueba de crear un negocio en un remoto villorrio, o la de lograr llevar a buen puerto una sección empresarial fracasada en su comienzo.

Es decir, la prueba de fuego, la crucifixión a superar, el estrés infinito, es devenir generalista siendo especialista. Lo difícil es manejar el conjunto, no las partes. Ser bueno como especialista no es condición necesaria ni suficiente para ser un verdadero líder, un high flyer.

Naturalmente, estos líderes lo son en el sentido empresarial, para la obtención de beneficios. Otra cosa es la moral y la ética. Así, Hindustán Uniliver se ha visto envuelta en escándalos varios, con acusaciones de vertidos de mercurio de una fábrica de termómetros o publicidad falsa en la promoción de una crema aclarante del color de la piel (Hindustán Uniliver es la concesionaria de la empresa holandesa que fabrica desde crema Pons a Maizena).

Las cuestiones morales y éticas son ajenas muchas veces a las económicas. Lo ha señalado muy bien Amartya Sen al comentar, por ejemplo, "el óptimo de Pareto", aquella situación en la que se consigue que el cambio suponga hacer daño a alguno de los beneficiados en la situación previa. Podemos tener "un óptimo de Pareto" sumamente injusto, ni deseable ni aceptable (y por muy óptimo que sea hay que cambiarlo).

En ese sentido hay que cambiar "el óptimo de Pareto" que atribuye todo el prestigio a los especialistas médicos y deja a los generalistas desprestigiados por su incapacidad para ?hacer carrera?. Tan complejo como el análisis son la síntesis y la dialéctica.

Sin hacer de menos a los especialistas que se conocen a sí mismos y saben de sus limitaciones, hay muchos high flyers que se desempeñan como generalistas (por más que no se les reconozca).
1 comentario

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris