Hablemos nosotros también de la E. coli alemana...

Aunque, en principio, no parece un tema que deba ser tratado en este blog, en donde no somos especialistas en microbiología, existe una implicación, a corto plazo, de la epidemia de infectados por E. coli patógena en Alemania, que nos hace que debamos implicarnos en el debate.



La primera cuestión que debemos plantearnos es por qué una bacteria con la que vivimos de manera simbiótica (la Escherichia Coli ayuda a la digestión rompiendo moléculas complejas y fabrica vitaminas de los grupos K y B), se convierte en un enemigo tan feroz. 

La explicación es complicada, aunque tiene una simplificación sencilla. Vamos a empezar por la parte sencilla.

Nuestra preocupación actual por la salud hace que no soportemos ningún estado de mínima alteración. Quitamos la fiebre con antitérmicos (eliminando el efecto defensivo que tiene), tomamos antibióticos hasta para un simple resfriado, no soportamos el más mínimo dolor o incomodidad..... En definitiva, nos alejamos de nuestro equilibrio interno y externo forjado durante cientos de miles de años.

Tomando una frase que acabo de leer:  Parece que la medicina ha evolucionado tanto que ya nadie está sano.

Hemos combatido contra animales grandes y pequeños, hemos comido carne de Mamuts y hemos fallecido a consecuencia de un simple mosquito, y durante esos cientos de miles de años, hemos hecho pactos con la mayoría, nos hemos respetado o los hemos mantenido a ralla en un combate que a veces, desafortunadamente, hemos perdido.

Durante nuestro devenir en el paleolítico, el gran problema ha sido la simple supervivencia al depender de la caza (no siempre favorable) y de la recolección (no siempre abundante). Cuando nos hicimos agricultores y ganaderos, caímos como especie, disminuyó nuestra talla, nuestra fuerza y, tuvimos momentos muy penosos debido a epidemias favorecidas por la masificación en poblados y urbes. Pero nos adaptamos, hicimos una revolución industrial que costó mucho sufrimiento (miles de trabajadores en fábricas y minas con salarios miserables) y posteriormente una revolución tecnológica. Somos una especie en lo alto de la cadena alimenticia, asesinamos tiburones (a veces solo por cortarles las aletas) no hablemos ya de la depredación terrible a la que sometemos a los pobladores que han tenido la desgracia de compartir planeta con nosotros.

En este momento somos una especie alejada de la naturaleza. Nuestros hijos se educan en entornos virtuales, no saben lo que es el sufrimiento, el dolor, la enfermedad... Pero tampoco saben lo que es la dedicación, la voluntad, el ascetismo, el camino interior (bushido para los japoneses). Ahora bien, el mundo feliz no existe. El sufrimiento que no tienen nuestros hijos por las enfermedades, lo crea el acoso en los colegios, la falta de dedicación de los padres en el hogar, la equiparación constante y fallida con esos cuerpos 10 de los anuncios.. 

La Escherichia Coli vive con nosotros, pero no es nuestro esclavo, si la agredimos, se defiende. ¿Que ha pasado? ¿Es que de forma espontánea, por casualidad ha mutado en una bacteria maligna? ¿Ha sido fruto de un producto mal lavado? ¿Hace falta lavar tanto? ¿Desinfectarlo todo? ¿Es siquiera posible?

Hace tiempo, en 1972 se publicó un artículo en el American Journal of Clinical Nutrition, con un párrafo que decía lo siguiente:


“The continuous administration of streptomycin eliminated Bacteroides from the ceca, reduced the E. coli population and caused Shigella to reappear at high population levels. An apparent E. coli-Shigella recombinant appeared in vivo that possessed some biochemical characteristics of E. coli but serologically was characterized as Shigella“.

  Es decir, si tomamos un antibiótico que lo mata todo (de amplio espectro), se genera una alianza de la E. Coli con otra bacteria, la Shigella (se defienden), y esta nueva alianza es desconocida para nuestro sistema inmunológico. Por cierto, la E. Coli que se ha encontrado en Alemania lleva trazas de Shigella...

La parte complicada es explicar como se ha defendido esta cepa y qué consecuencias puede tener.


Vernon Tesh, subdirector de patogénesis microbiana y molecular de Texas A&M Health Science Center College of Medicine en Bryan, comenta que las primeras investigaciones sugieren que la nueva cepa mortal evolucionó a partir de dos bacterias diferentes de E. coli con genes agresivos.

"El genoma de estas E. coli es sumamente maleable. Es capaz de mover piezas del ADN de forma que puedan adquirirse nuevos genes", comentó Tesh. "Me parece que lo que estamos observando es una cepa de E. coli que ha adquirido no solo el gen tóxico sino también un conjunto de genes que le permiten adherirse con mucha eficacia al tracto intestinal humano".


Parece que más que buscar una bacteria nueva, habría que evitar matar indiscriminadamente con antibióticos todo lo que se mueve. Es muy posible que estemos ante el primer ejemplo de lo que nos viene con bacterias cada vez más resistentes ante las cuales haya que emplear antibióticos cada vez más caros....

Tenemos un reto ante nosotros y, me temo, que la solución no va a ser la adecuada, sino la de siempre....

El reto es la educación sanitaria y el mejor control de medicamentos, la sensatez, el autocontrol, la disciplina.

La solución, sin embargo, va a ser comer menos vegetales y ensaladas, justo lo contrario de lo que debemos hacer.... Las poblaciones, alarmadas, dejan de comer pepinos, tomates, lechugas... Cierran las fronteras a productos de países exportadores. Generan desconfianzas, promocionan el resentimiento, aparece el patrioterismo....

Las autoridades tienen la responsabilidad de educar e informar a la población adecuadamente, no de manipular, generar guerras de intereses, enfrentar a pueblos, en fin, lo de siempre.... ¿Lo están cumpliendo?
1 comentario

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris