La alimentación en el descanso vacacional

Muchos deportistas están en pleno descanso vacacional y se preguntan si mantener los suplementos o dejar un período de lavado en el organismo.

La primera cuestión importante a considerar es que al entrenar menos (incluso a veces casi nada), el consumo de calorías es mucho menor y se tiende a ganar peso. Este es el primer error que hay que evitar. Para ello, lo primero que haremos es disminuir el consumo de carbohidratos, manteniendo el de frutas y aumentando las verduras frescas (purés, gazpachos etc).

La segunda cuestión es que los que están bajos de ferritina deben ganar depósitos de hierro antes de empezar la temporada. Para ello, nada mejor que los mejillones al vapor y el hígado de ternera a la plancha. Por otro lado, los pescados pueden proporcionarnos omega 3, por lo que podemos bajar la dosis diaria de DHA (Brudy plus). La proteína de aislado de suero de leche puede quedar solo para el desayuno, dejando de tomar complejos vitamínicos y minerales.

La hidratación es fundamental y aprovecharemos para tomar gérmen de trigo, semillas de sésamo, brécol y alubias negras (frijoles), alimentos muy ricos en potasio.

Recordemos que los alimentos típicos y tópicos del verano, como la sangría y la cerveza, paellas, pescadito frito, etc etc, son muy calóricos y serán "pan para hoy y hambre para mañana". Nos acordaremos de estas comidas cuando empezemos la pretemporada y haya que perder kilos.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris