Ejemplos de publicidad engañosa en los productos para deportistas (I)


He estado dando un repaso a un muestrario (no voy a decir la marca, porque podría ser cualquiera) de productos para deportistas y es impresionante el desparpajo y la desvergüenza que exhiben.

Cada una de las informaciones de sus productos es falsa, manipulan el lenguaje, exageran beneficios, en fin, son un ejemplo de la publicidad engañosa.

Voy a poner dos ejemplos tomados al azar en dos entradas sucesivas. 

En esta primera entrada voy a comentar un producto destinado a mantener la salud del cartílago articular.

Información del producto obtenida de su catálogo:

El ……..l no es un aliviador del dolor, ni un anti-inflamatorio, esteroide o medicina tóxica. Es un inmunomodulador natural que actúa contra la causa de la artritis: las células de memoria T erróneamente programadas del sistema inmune que causan el ataque contra el propio cuerpo. Una vez se reprograman las células T para que vuelvan a su estado normal, los ataques se detienen y los síntomas de dolor e inflamación desaparecen. Aquellas personas con osteoartritis, artritis reactiva y reumatoide obtendrán resultados sorprendentes a lo sumo en dos meses de tratamiento. Mejora la movilidad articular (siempre que la articulación no haya sido fusionada) consiguiendo disminuir sustancialmente el dolor artrítico.
Además, ha mostrado también su efectividad como parte del protocolo del tratamiento de otros desordenes como fibromialgias, esclerosis múltiple, leucemia, enfisema, ciertos cánceres, comienzo de la hiperplasia prostática, diabetes y asma.


La sustancia milagrosa que tiene el compuesto es el 19-Cis Cetil Miristoleato, un ester del ácido miristoleico que es un ácido graso monoinsaturado que se encuentra en el pescado y mantequilla.

Aparte de las incoherencias y manipulación del lenguaje como llamar medicina tóxica a los antiinflamatorios y esteroides, le da un papel a este ácido graso, casi milagroso: Reprograma las células T ¡Casi nada!, y los inmunólogos sin saberlo…. Disminuye sustancialmente el dolor artrítico y mejora la movilidad articular, ¿y los reumatólogos qué hacen que no se enteran?

Pero la cosa no acaba aquí, resulta que es eficaz en algunas de las patologías más severas, como la fibromialgia, leucemia etc etc.

Cuando se intentan encontrar los estudios científicos que avalan estos resultados, te encuentras con el desierto científico.

Los únicos estudios que existen, lo clasifican como de muy baja incidencia (igual a placebo) en el tratamiento de las enfermedades inflamatorias articulares

Pongo dos de los más recientes:
Ameye LG, Chee WS. Osteoarthritis and nutrition. From nutraceuticals to functional foods: a systematic review of the scientific evidence. Arthritis Res Ther. 2006;8(4):R127. Review.
Morelli V, Naquin C, Weaver V. Alternative therapies for traditional disease states: osteoarthritis. Am Fam Physician. 2003 Jan 15;67(2):339-44.

Ya hemos comentado en ocasiones anteriores que el cartílago articular tiene una buena prevención y una pésima restauración. Mientras no se resuelva el tratamiento regenerador con células madre (todavía en situación experimental), lo único que podemos hacer es prevenir sus lesiones con las siguientes premisas:
-         Minimizar, en lo posible, el daño de la articulación evitando la sobrecarga excesiva y las alteraciones biomecánicas.
-         Proteger la articulación y retrasar su deterioro: evitando el sobrepeso, manteniendo posturas físicas adecuadas, realizando ejercicio físico moderado y potenciando la musculatura.
-         Tomar condroprotectores evaluados mediante estudios serios.

Actualmente, los únicos avalados por las Liga Europea Reumatológica (EULAR) y la Sociedad Española de Reumatología (SER) son el condroitín sulfato, el sulfato de glucosalina y el ácido hialurónico.

4 comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris