Gastar en suplementos, pero con criterio


Estamos en tiempos de crisis, todos intentamos ajustar nuestros presupuestos y algo muy importante son los pequeños gastos domésticos. Hay que evitar consumir productos innecesarios y hay que hacer cuentas sobre la imperiosa necesidad –o no- de suplementos y productos dietéticos.


Cuando me preguntan por la conveniencia de tomar tal o cual producto, es difícil que diga que el producto en cuestión no hace nada positivo. Lo habitual es plantearme si lo que se aconseja se justifica en una relación efecto/costo. Esta relación no solo se establece en términos de costo económico, sino de costo global para el organismo. Por ejemplo, cuando se prepara el contenido de un potito infantil, los expertos evalúan el costo que supone, para el bebé, la digestión de los productos contenidos, ya que se puede dar la paradoja de que el costo de digerir un producto pudiera desajustar el contenido energético y biológico del compuesto, llegando a provocar una malnutrición derivada de su consumo exclusivo. La digestibilidad, por tanto, es una forma de medir el aprovechamiento de un alimento, es decir, la facilidad con que es convertido en el aparato digestivo en sustancias útiles para la nutrición.

En lo que a nosotros nos concierne, es decir, en lo referente a los suplementos que necesitamos para la práctica de un deporte, este concepto se puede establecer en función de la relación efecto en el organismo frente al coste económico y efectos deletéreos.

Vamos a evaluar algunos de los suplementos más comunes aplicando estos conceptos.


Suplementos proteicos.                                               Precio                          Eficacia
Concentrados de proteínas                                          30 euros/kg                  +++
Aislados de suero de leche                                          35 euros/kg                  ++++
Hidrolizado de suero de leche                                     40 euros/kg                  +++++
Proteínas de huevo y carne                                       30 euros/kg                  ++++              
Proteínas de soja y otras leguminosas                          15 euros/kg                 +++
Concentrado de proteína de plasma                            600 euros/kg               ++++++

Como era de suponer, la proteína más cara (la que se obtiene de plasma) es la más eficaz, sin embargo, el precio no justifica la mejor absorción de los péptidos plasmáticos. Quizás el hidrolizado de suero de leche pueda justificar su precio, ya que para ingerir antes de entrenar, la proteína tiene que ser muy fácilmente digerible y con una alta proporción de aminoácidos ramificados y, ambas cosas, las cumple dicho hidrolizado. 

Sin embargo, para el deportista, en general, la información a la que obliga el Código Alimentario Español no es suficiente para diferenciar estos conceptos, ya que solo obliga a incluir en la etiqueta el componente y los macronutrientes, de modo que algunas (por no decir muchas) marcas mezclan concentrado de proteína con aislado de suero lácteo y la etiquetan como proteína de suero de leche. La única que ofrece suficiente información es la proteína de suero de plasma, ya que por su precio, se ve obligada a justificar la acción biológica de sus componentes.
16 comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris