Triptófano y deporte

El organismo funciona mediante reacciones metabólicas y celulares para las que utiliza reacciones químicas mediadas, muchas veces, por catalizadores enzimáticos. Asimismo, muchas señales celulares activan la producción de hormonas que a su vez intervienen en múltiples procesos orgánicos.


Todos estos compuestos se obtienen de los alimentos, en ocasiones directamente (caso de los aminoácidos llamados esenciales, vitaminas y otros, o indirectamente una vez los fabrica a partir de compuestos esenciales. Pues bien, imaginemos que un neurotransmisor como la dopamina, que se fabrica a partir de un aminoácido (tirosina), estuviera a merced de la ingesta de dicho aminoácido, es decir, que aumentara mucho cuando estamos absorbiendo aminoácidos tras una comida rica en proteínas y disminuyera cuando estamos en ayunas. Los efectos de una dependencia directa de la dieta significarían grandes cambios a nivel cerebral con modificaciones del comportamiento, de las emociones etc etc. Para evitarlo, el organismo no utiliza el aminoácido de forma inmediata, sino que lo transforma en dopa y luego en dopamina y controla férreamente ese neurontransmisor en los lugares en los que se va a utilizar.

Esto ocurre con la glucosa (el organismo destina dos hormonas, glucagón e insulina, a controlar los niveles de glucosa en sangre para que estén estables), con las proteínas (se digieren en el tubo digestivo y los aminoácidos pasan a hígado en donde se controla su salida a plasma en función de las necesidades) y con otros muchos nutrientes.

Sin embargo, hay un aminoácido, el triptófano, precursor de un neurotransmisor de gran importancia, la serotonina, que se salta en parte ese control de tal manera que su ingesta influye en gran manera en la serotonina fabricada y utilizada a nivel cerebral. Probablemente esta singularidad se deba al tránsito de animales vegetarianos a omnívoros, pero con fuerte componente carnívoro que ocurrió en los primeros homínidos. Pensemos que para que un animal cambie su dieta, deben ocurrir dos cosas fundamentalmente, que el componente nuevo tenga beneficios y que resulte razonablemente atractivo. Quizás, en este sentido, los primeros homínidos encontraran gratificante buscar proteínas animales ricas en triptófano.

Nuestro grupo llevó a cabo, hace años, investigaciones con mezclas de aminoácidos consiguiendo cifras plasmáticas de triptófano muy bajas en estudiantes a los que dábamos mezclas de aminoácidos competidores. Lo siguiente eran cambios de humor (en donde la serotonina es clave), ya verificados anteriormente en psiquiatría.

La serotonina, por otro lado, es un neurotransmisor muy relacionado con la sensación de fatiga (la llamada fatiga central) y ahí es donde se introduce el tema “deporte”.

Hace años, un catedrático de fisiología de la Universidad de Barcelona, escribió un artículo sobre la ingesta de triptófano por deportistas, defendiendo la bondad del aminoácido en términos de ayuda ergogénica. Posteriormente, varios grupos de investigadores han utilizado competidores de él (aminoácidos ramificados) para obtener ese efecto ergogénico.

Aunque los estudios que se han hecho para tratar de encontrar un marcador de sobreentrenamiento utilizando las concentraciones de triptófano libre en plasma y aminoácidos ramificados, no han dado resultado, hay una absoluta evidencia en animales (en caballos de carreras, en los que la infusión de TRP (100 mg/kg) antes del esfuerzo baja muy claramente el rendimiento y se observa una movilización de aminoácidos ramificados y triptófano en las diversas distancias (de 20 a 72 km) muy clara.

Lo que podemos decir, es que los estudios realizados hasta el momento en deportistas con suplementos de aminoácidos ramificados, no valoran esfuerzos de larga duración (más de tres horas) ni utilizan dosis suficientemente altas de dichos aminoácidos como para provocar alteraciones sustanciales del triptófano.

Nuestro grupo elaboró un cuadro de acción de la manipulación de aminoácidos y sus consecuencias en el entrenamiento.

Ingesta
Antes del esfuerzo (1 hora)
Durante el esfuerzo
Después del esfuerzo
AARR solos
¯ TRP (deseable)
¯ TYR y PHE (no deseable)
¯ TRP (solo en esfuerzos de larga duración) (deseable)
= TYR y PHE (deseable)
­ Anabolismo proteico (deseable)
AA esenciales sin TRP
¯¯ TRP (deseable)
= TYR y PHE (deseable)
¯¯ TRP (solo en esfuerzos de larga duración) (deseable)
= TYR y PHE (deseable)
­­ Anabolismo proteico (deseable)
AARR sin TRP + CH
¯¯ TRP (deseable)
= TYR y PHE (deseable)
¯ Glucemia (no deseable)
¯¯¯ TRP (solo en esfuerzos de larga duración) (deseable)
= TYR y PHE (deseable)
= Glucemia (deseable)
­ Anabolismo proteico (deseable)
­ Síntesis de glucógeno
AA esenciales sin TRP + CH
¯¯¯ TRP (deseable)
= TYR y PHE (deseable)
¯ Glucemia (no deseable)
¯¯¯¯ TRP (solo en esfuerzos de larga duración) (deseable)
= TYR y PHE (deseable)
= Glucemia (deseable)
­­ Anabolismo proteico (deseable)
­ Síntesis de glucógeno
AARR: aminoácidos ramificados
TRP: triptófano
TYR: tirosina
PHE: fenilalanina

Suplementos de triptófano de garantía en:

www.europa21.es


3 comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris