Siguen los argumentos favorables a la dieta de nuestros antepasados homínidos



Los expertos no se ponen de acuerdo sobre el nivel de calorías aconsejable procedente de los lípidos. Lo que parecía inmutable hace unos años cuando todos pensábamos que un 30 a 35 % de las calorías totales ingeridas podían provenir de las grasas (en una dieta equilibrada), se cuestiona en la actualidad, a pesar de la epidemia de alta ingesta de calorías que padecemos. De hecho, en los últimos años, es en la ingesta de grasas en lo que más ha evolucionado la investigación en nutrición humana y ácidos grasos como los omega 3 se han convertido en el constituyente “princeps” de muchos alimentos funcionales.

¿Por qué esa divergencia entre especialistas?

Todos estamos de acuerdo en que los ácidos grasos saturados deben ser ingeridos con precaución. También lo estamos en que hay que equilibrar la ingesta de omega 6 / omega 3 y, finalmente, también hay un criterio generalizado de que el DHA es un ácido graso que no debe faltar en la composición de la leche materna bajo ninguna circunstancia.

Lo que se cuestiona, actualmente, es si una cifra de un 20% de calorías procedentes de los lípidos mejora la salud de la población, disminuye la obesidad o previene enfermedades como las cardiovasculares. Nadie ha conseguido demostrarlo con rotundidad, al contrario, lo que parece es que el sobrepeso no es tan dependiente del consumo de grasa, sino de otros factores mucho más importantes, como son la actividad física, el consumo de hidratos de carbono simples (particularmente fructosa) y hábitos sociales.

En este contexto, simplificando podríamos decir que lo que empiezan a concluir los especialistas es que tenemos que hacer más ejercicio, comer menos carbohidratos simples, aumentar la ingesta de fibra, equilibrar los ácidos grasos omega 6 / omega 3 (aumentando estos últimos con respecto a los primeros), evitar ácidos grasos “trans” y controlar las calorías totales.

¿Les suena a los lectores de este blog?

Efectivamente, volvemos a nuestra raíz paleolítica. 

Quien esté interesado en descargarse el libro de la FAO de 2012 sobre las grasas, puede hacerlo en este enlace:

Enlace
6 comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris