No hubiera tenido que escribir esto....

Hace años casi se me saltaron las lágrimas cuando comenté en una clase que lo que les estaba diciendo a los alumnos en ese momento acerca del DHA, el ácido graso del que tanto he hablado. Efectivamente, si lo hubiera sabido quince años antes, mi vida hubiera sido más fácil y hubiera sufrido mucho menos. Pensaba, entonces, en lo que hubiera sentido Richard Smithells si teniendo un hijo con espina bífida, hubiera descubierto la relación que existe con el bajo nivel de ácido fólico en la madre en el embarazo. Peor aún ¿y si apenas le hubieran hecho caso?

Hoy escribo con pesar, porque aunque ahora conozco la acción de muchos nutrientes y los problemas de su carencia, mi conocimiento no le ha servido a una persona muy cercana y querida al que le acaban de diagnosticar un cáncer de próstata. La vida es así, a pesar de conocer sus factores de riesgo (particularmente relacionados con múltiples vuelos intercontinentales y su exposición a radiaciones), el hecho de una ingesta desequilibrada desde pequeños (cuando comía en su casa me llamaba la atención la ausencia de ensaladas, y la poca verdura y fruta) y el sedentarismo.. De nada sirvieron en su momento algunas llamadas de atención (haz ejercicio, toma este suplementos, cambia esta dieta....). Estas cosas no se valoran (muy pocos atienden a la prevención). Ni siquiera él me hacía caso (somos así, necesitamos que nos digan las cosas sentados frente a una bata blanca depués de que nos haya costado un montón de tiempo y dinero conseguir la cita con el doctor).

Ahora ya no debo decir nada, mi función se acabó con la prevención (que no se hizo en su caso). Ahora le toca el turno a la medicina tecnócrata, a los grandes hospitales, los grandes medios y los grandes cirujanos.

Es un día en el que tengo que sobreponerme a la sensación de que lo que uno estudia y sabe no sirve apenas. Es como clamar en el desierto.

En fin, seguiré en el blog predicando en el desierto y continuaré diciendo que estamos hechos para realizar una actividad física intensa, que tenemos que exponernos al sol con cremas (pero hay que hacerlo, o tomar vitamina D), que tenemos que tomar DHA (el omega3 imprescindible), que hay que ingerir proteína libre de grasa y bajar la ingesta de proteínas asociadas a nitritos y nitrosaminas (carnes quemadas en barbacoa)o a pescados contaminados con metilmercurio, que hay que vigilar la ingesta de hierro absorbible, tomar antioxidantes naturales (brócoli, vegetales de hoja roja, zumo de granada, arándanos, uva negra, naranja...). Que hay que tomar frutos secos sin freir ni salar, chocolate negro (80% cacao) etc. Los cosméticos deben estar libres de parabenos etc etc etc etc

Alguien me escuchará.......
16 comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris