Actualización sobre la Beta alanina



Vamos a actualizar lo que en su día escribimos sobre la beta alanina, como forma adecuada de proporcionar carnosina al organismo.


Desde la publicación del artículo sobre la beta alanina, ha habido muchas preguntas de deportistas interesados en si le mejoraba a su deporte en particular, qué posología tenía y durante cuánto tiempo había que tomarla.

Los estudios con la carnosina (el metabolito activo de la beta-alanina), comenzaron al observar que su presencia era muy elevada en peces de aguas profundas, sospechándose que este hecho se debía a la necesidad de combatir el estado de acidosis metabólica inducida por los niveles bajos de oxígeno característicos de estas aguas. Posteriormente, los estudios en animales de experimentación han dado buenos resultados (en humanos no está definitivamente probado, pero hay muchas posibilidades de que sea así, de hecho, en culturistas, la presencia de carnosina en el músculo es casi del doble).

Datos a tener en cuenta:

1)      La beta alanina oral tiene justificación (Debido a la expresión localizada de ATPGD1 - ATP-grasp domain-containing protein 1- en el tejido muscular y en base al hecho de que la disponibilidad de beta-alanina es el paso limitante de la velocidad de aumento de la concentración de carnosina a nivel muscular, la suplementación oral con beta-alanina es muy eficaz).

2)      Los grupos de población en los que se ha estudiado una mayor acción son:

a.       Los vegetarianos expresan menos carnosina sintetasa ARNm, que tiende a ser regulada al alza en respuesta tanto a la ingesta de carnosina como de beta alanina.

b.      Envejecimiento (se ha observado una disminución de la carnosina durante el proceso de envejecimiento hasta en un 35% en ratones). En este caso, la creatina puede aumentar la vida útil indirectamente a través de carnosina.

c.       Ejercicios entre 60-240 sg (quizás por la acción de tamponamiento de la acidosis muscular)

d.      Deportes de combate en los que es fundamental el mantenimiento del peso corporal. Por el momento, tres estudios sugieren una tendencia beneficiosa de la composición corporal aumentando el porcentaje de masa magra (no se sabe exactamente por qué)

e.      Asociada a creatina, se ha comprobado, en futbolistas una menor percepción de fatiga (test de Wingate).

f.        En estudios en humanos que evalúan el estado de ánimo, se encontró que 1,6 g y 3,2 g de beta-alanina durante 8 semanas se asoció con una tendencia a mejorar el estado de ánimo relación con el placebo.

3)      La suplementación con beta-alanina parece tener un período de lavado largo, mostrando niveles superiores a la línea de base, incluso después de 8 semanas, lo que sugiere que se puede dar un descanso en la ingesta de dos meses después de ingerir tres meses, y aun así mantendremos niveles constantes durante todo el año.

4)      Aunque los riesgos de pasarse de dosis son poco probables (tan solo parestesias -sensación de picor-, que ceden al bajar la dosis y son irrelevantes), la ingesta constante puede provocar interacciones con la taurina (comparten el mismo transportador). Dosis entre 2,6 y 6,4 g al día no han mostrado interacción, pero hay que ser cautos, ya que en estudios con animales, la taurina celular se puede reducir hasta un 50% con la administración continua de la beta-alanina través del agua potable.


Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris