El AMPk



En mis últimas lecturas acerca de cómo aplica la clínica los conocimientos que provienen de la investigación, he observado que cada vez son más numerosas las aplicaciones de compuestos y fármacos que activan la quinasa del AMP (AMPk).


Vamos a explicar muy brevemente lo que es el AMPk y lo que se intenta hacer al manipularlo.


Cuando estamos agotados en pleno esfuerzo y consumimos ATP para la contracción muscular, empleamos todos los sustratos energéticos disponibles en función de la intensidad y duración del ejercicio. En estas circunstancias –y siempre teniendo presente que el organismo no entiende la actividad física como entretenimiento, sino como supervivencia-, ponemos en marcha una serie de señalizadores para evitar ahorrar combustible inhibiendo vías metabólicas que no son vitales en ese momento. Así pues, esta quinasa inhibe las vías que consumen energía, tales como síntesis de ácidos grasos y de esteroles, y activa las vías catabólicas, tales como la oxidación de ácidos grasos. Se trata, por tanto, de un sistema de aprovechamiento máximo de la energía en el organismo para el ejercicio que se está realizando (cazar, por ejemplo).







El ayuno, el estrés térmico y otras muchas circunstancias, agotan el ATP, activando ese mecanismo que, a su vez, actúa a nivel de todo el organismo poniendo en marcha una cascada de señales –tal como se aprecia en la figura-.



Cuando esto no ocurre (por ejemplo en los sedentarios), se alteran todas estas vías y se deja el paso libre a las enfermedades metabólicas (diabetes II) que nos generan una inmensidad de problemas en este momento. Muchos autores explican esta situación recurriendo a las explicaciones evolucionistas en las que se dice que mientras que en toda nuestra época de cazadores y recolectores agotábamos sustratos por el ayuno obligado por circunstancias de caza y por la intensísima actividad física y activábamos estos señalizadores creando todo un sistema metabólico orientado a un esfuerzo físico intenso, en la actualidad, la presencia de alimentos continua, hace que estas vías permanezcan inactivas, lo que genera resistencia a la insulina, diabetes II y cardiopatía isquémica.


Pues bien, la activación de este señalizador es clave para evitar estas enfermedades, pero también parece serlo en el envejecimiento. "Según las estadísticas nacionales para la diabetes, el número de personas con diabetes diagnosticados y no diagnosticados en los Estados Unidos llegó a 23,6 millones, que es el 7,8% de la población general, en 2007. El número total de personas en el mundo con diabetes se prevé que aumente a 366 millones en 2030.  Los laboratorios ya han intuido la importancia de sacar fármacos para estas dolencias y han desarrollado varios agentes terapéuticos, incluyendo metformina, sulfonilureas, los inhibidores de la dipeptidil peptisasa (DPP-4), los agonistas PPARÎ, inhibidores alfa- glucosidasa I, la insulina y los análogos de GLP-1. Sin embargo, nos olvidamos de que el principal mecanismo (y más natural) es activar la AMPk haciendo ejercicio físico.




¿Cuánto ejercicio? Pues incluso breves episodios de ejercicio activan la AMPK si se hacen bien. El ejercicio intenso interválico es un ejemplo y nos lleva a la consideración de que la prescripción de ejercicio debe incluir sesiones de ejercicio intermitente a niveles máximos (lo que obliga a una adecuada revisión médica previa).  Estos ejercicios activan AMPK y otros señalizadores (p38 MAPK) y aumenta la expresión de PGC-1 alfa, lo que puede explicar en parte la remodelación metabólica que inducen estos ejercicios intensos pero breves.



Por otro lado, el envejecimiento se asocia con una pérdida total de la función a nivel de todo el organismo que tiene su origen en el deterioro celular. La mayoría de los componentes celulares, incluyendo la mitocondria, requieren un continuo reciclaje y regeneración a lo largo de la vida útil. Las mitocondrias son particularmente susceptibles a dañarse con el tiempo, ya que son la principal maquinaria bioenergética y fuente de estrés oxidativo en las células (aumento de entropía). El control efectivo de la biogénesis mitocondrial, por lo tanto, se convierte en fundamental para el mantenimiento de la producción de energía, la prevención del estrés oxidativo endógeno y la promoción de un envejecimiento saludable, y ahí, aparece de nuevo este señalizador.


¡Hay que activar el AMPk! ¿Y cómo lo podemos hacer?

1.- Actividad física intensa (pero no necesariamente alargada en el tiempo)

2.- Ayuno ocasional

3.- Algunos nutrientes y plantas.

4.- Fármacos específicos, aunque en este caso prefiero no entrar, ya se encargan los laboratorios de bombardearnos con medicamentos. 

Por cierto, algún día diré lo que pienso al respecto, pero de entrada comentaré que este sistema, actual, es perverso en sí mismo y lo único que puede alterarlo es la educación ciudadana. El médico no tiene posibilidad de recetar ejercicio y suplementos, porque el paciente considera que ambos debería costearlos la seguridad social. Sin embargo, sí puede prescribir medicamentos, con lo cual “se ve obligado” aunque fuera un defensor de métodos alternativos (que ya es mucho decir), a recetarlos.


Bueno, pues en las tareas educativas, que es en lo que estoy, vamos a dejar claro que es más efectivo perder peso, hacer ejercicio físico intenso (con una buena prescripción y un buen entrenador) y llevar una dieta adecuada (“fuera carbohidratos simples de una vez”), tomando también los suplementos precisos (controlados por un buen nutricionista). ¿Es caro y utópico? ¿Alguien se ha puesto a hacer números y me puede explicar que es más caro crear equipos sanitarios con médicos, entrenadores y dietistas que pagar fármacos, y el paro a jóvenes que podían encontrar una salida profesional? Y, por cierto, si no se estudian nuevos métodos, no se ensayan nuevas terapias, y no se acometen iniciativas novedosas ¿Para qué están los políticos? ¿Ah, bueno, para tapar la boca a los técnicos que se lo decimos…! Vale, no me había dado cuenta.


Enfin, a lo nuestro, voy a poner un listado muy curioso con los promotores de AMPk nutricionales (ya hemos dicho que el más importante es la actividad física intensa).




Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris