Alimentos con valor añadido



Al margen de la suplementación puramente deportiva, los conocimientos actuales en nutrición humana nos permiten disponer de una gama amplia de productos naturales con incidencia directa en nuestra salud que, no olvidemos, es la primera condición para el rendimiento deportivo. La condición biológica es trascendental a la hora de la adaptación al entrenamiento. Dentro de estos nutrientes básicos, tenemos algunos que hemos comentado ya, como los beta glucanos, polifenoles, ácidos grasos omega3, fibra dietética y otros. Vamos a repasarlos en un único artículo y vamos a proponer formas alternativas de obtenerlos, bien por la vía de los alimentos naturales (siempre preferible), o bien, mediante suplementos en los casos en los que estos alimentos no sean habituales en la dieta.



Fructanos, como la inulina, que estimula el crecimiento de la microbiota intestinal -no dejaremos de hablar de este tema ya que es capital-. Se le llama prebiótico por promover el crecimiento de microorganismos que disminuyen el riesgo de infección intestinal. Los encontramos en cebollas, puerros, patatas, espárragos, ajos, alcachofas, achicoria, etc. Estos alimentos estimulan la flora intestinal para absorber el calcio. Enlace


Compuestos fenólicos, que son antioxidantes y previenen de enfermedades cardiovasculares. El té verde, cacao (chocolate 85%, arándanos, uva negra, grosella etc son fuentes ricas en ellos.


Isotiocianatos (responsables del sabor agudo de ciertos vegetales pertenecientes a la familia de las crucíferas). En dichas especies vegetales se encuentran como glucosinolatos. Cuando se dañan o rompen las células vegetales, la enzima mirosinasa es liberada y cataliza la hidrólisis de los glucosinolatos formando los isotiocianatos. El brécol o brócoli se llama también la verdura milagrosa, esto tiene que ver con la concentración elevada de compuestos orgánicos de azufre como los glucosinolatos, glucorafaninas y sobre todo sulforafano. De todas las variedades de la familia de las crucíferas el brécol es la fuente más potente de los glucorafaninas, de las cuales el cuerpo puede sintetizar el sulforafano.


La vitamina K2 (Menaquinona; un subgrupo de la vitamina K), producida por las bacterias que se encuentran en el tracto gastrointestinal. La vitamina K2 puede dividirse en dos categorías adicionales, llamadas: MK-4 (menaquinona-4), una forma de cadena corta de vitamina K2 que se encuentra en la mantequilla, las yemas de huevo y los alimentos de origen animal y MK-7 (menaquinona-7), una forma de cadena larga de vitamina K2 que se encuentra en los alimentos fermentados. La MK7 se extrae del producto japonés de soja llamado Natto. También puede obtener MK7 consumiendo quesos fermentados (Enlace).


Beta glucanos: Las levaduras, consideradas hongos medicinales, son derivados de beta glucanos notables por su capacidad para modular el sistema inmunitario. Son polisacáridos de monómeros D-Glucosa y normalmente se presentan como celulosa en las plantas, en el salvado de los granos de cereales, en la pared celular de la levadura del panadero o en algunos hongos, setas y bacterias. En el sistema nervioso central, el beta glucano Lentinan activa las células microgliales, las que eliminan restos de células del cerebro y desempeñan un papel positivo en el Alzheimer, el sida, lesión de isquemia y esclerosis múltiple. El beta 1,3 D-glucano debe tomarse con el estómago vacío, para obtener mejor resultado, a través de las células intestinales avanza hacia los ganglios linfáticos, e interactúa con los macrófogos en beneficio de la función inmune (Enlace).


Ácidos grasos Omega3, entre los cuales destaca con brillo propio el DHA, un ácido graso clave en nuestra evolución del que hemos hablado extensamente (Enlace).


Aislado de suero de leche. Posee gran poder anabólico gracias a un contenido elevado en aminoácidos ramificados y en aminoácidos precursores de antioxidantes naturales (glutation), lo que lo convierte en ideal para entrenamientos de sobrecarga y para alcanzar el mínimo proteico en dietas de adelgazamiento (Enlace)
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris