Los tiempos están cambiando...



Se están produciendo cambios profundos en la medicina como para mantenerse en posiciones, hasta hace poco, muy rigurosas, pero ahora, cuando menos, en clara controversia. Los años anteriores a la secuenciación del genoma, la medicina se planteaba en especialidades muy compartimentadas desde la que se observaba la enfermedad claramente delimitada por aparatos y, en muchos casos, relacionada con presuntas alteraciones genéticas que, se pensaba, generaban la enfermedad de forma casi definitiva.

El tremendo avance que supuso la secuenciación del genoma, se continuó con la epigenética, demostrándose que el ambiente era clave en la expresión genética. Ya no era condición suficiente tener un gen defectuoso, sino que, en muchos casos, se necesitaba un medio ambiente defectuoso que mediara en su expresión.

De esta forma, se explicaba que la cardiopatía isquémica sea, desconocida entre las tribus actuales de cazadores y, sin embargo, haya sido la gran pandemia del siglo XX.

En este contexto, se tienen ya muchos datos, más allá de indicios potentes, de que la alteración del microbioma está detrás de un gran número de patologías de enorme importancia y cuyo tratamiento es difícil y costoso. Los microbios de nuestro intestino son muy dependientes de nuestra dieta y hábitat y, ahora, se empieza a entender la gran relación que tienen en su composición y función, con la inmunidad, alergias, enfermedades autoinmunes y trastornos mentales por poner algunos ejemplos. Recientemente, se ha demostrado en animales de experimentación, la inducción de migrañas cambiando el tipo de microbios de la boca (microbiota oral).
El ser humano actual ha mejorado enormemente la seguridad de su dieta (la seguridad alimentaria en los países de nuestro entorno es enorme), sin embargo, se consumen alimentos procesados, grasas trans, exceso de carbohidratos y de calorías en su conjunto, y todo ello, en un contexto de bajísimo nivel de ejercicio físico frente al habitual en la evolución de nuestra especie.

Con este panorama, ya no se pueden mantener programas obsoletos de enseñanza de la medicina en facultades y hospitales. Los profesores no pueden mantener ideas contrastadas por consensos y guías médicas que se quedan obsoletos. Es el momento de ser impulsivos y bucear en las nuevas aportaciones y nuevas tecnologías. Aunque haya colegas que nos tachen de aventureros, hay que abrir la mente e incluir la medicina evolucionista, los conocimientos de la medicina del deporte y de la nutrición basada en la dieta ancestral. Es el momento de concienciar al paciente de que el cambio de hábitos de vida, incluir el ejercicio físico y una dieta exenta de alimentos que favorecen una microbiota extraña a nuestra especie, puede ser más serio y riguroso que recetar tan solo un fármaco muy bien defendido por una industria que ha establecido una red de tratamiento, en la que el médico y el propio paciente se convierten en esclavos de la receta.

Cuando viene un paciente a mi consulta, sabe que saldrá con muchos cambios de vida y pocos fármacos. Quizás se me pueda llamar extremista, pero en un debate a nivel científico, no se me rebate tan fácilmente. Al final todo queda en que la medicina tiene sus tiempos, pero es que los tiempos están cambiando

….vuestro viejo camino se está
haciendo viejo rápidamente
por favor, apartaos del nuevo
si no podéis echar una mano
porque los tiempos están cambiando…

Bob Dylan
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris