2ª parte de Óxido Nítrico (Raúl Bescós)

Hace pocas semanas hablábamos sobre los efectos de los precursores de óxido nítrico en el ámbito del ejercicio físico dejando el tema en un punto y seguido. Nos quedaba por explicar la producción de óxido nítrico por una vía metabólica no enzimática que ha generado un gran interés durante la última década en la comunidad científica.

Esta vía no enzimática deriva de unas moléculas llamadas nitratos y nitritos. Estos son compuestos nitrogenados que podemos consumir en una gran variedad de alimentos, destacando sobretodo los vegetales. Durante muchos años los nitratos y nitritos tuvieron un escaso interés desde el punto de vista nutricional. Aunque la industria alimentaria cárnica sí que halló su aplicación utilizándolos como conservantes y colorantes. Es cierto también, que ha existido cierto temor por el uso de los nitratos y nitritos como conservantes alimentarios debido a su presunta relación con el desarrollo de las temidas nitrosaminas y nitrosamidas. Estas sustancias resultan muy tóxicas para el organismo y han sido directamente relacionadas con el riesgo de padecer cáncer, principalmente de esófago y estómago. No obstante, estudios realizados durante la última década han descartado la relación entre el consumo de nitratos y nitritos (en dosis moderadas) con el desarrollo de cáncer. Pero más interesante aún son las conclusiones de otras investigaciones recientes indicando que el consumo de cantidades moderadas de nitratos puede conllevar un efecto beneficioso sobre la salud cardiovascular.


El ejemplo de las dietas vegetarianas ha sido uno de los más utilizados para generar nuevas hipótesis sobre el beneficio de los nitratos. Es conocido que las personas vegetarianas estrictas (vegans) padecen menos riesgo de enfermedad cardiovascular comparado con otras poblaciones omnívoras. Con esto, tampoco queremos que os convirtáis en vegetarianos estrictos!!!. Una dieta omnívora puede ser tan o más saludable que una dieta vegetariana. Pero, el consumo de una gran variedad de vegetales a diario posee un potente efecto cardioprotector. Algunas hipótesis indican que la ingesta de nitratos presente en los vegetales juega un papel muy importante. Por ejemplo, se ha demostrado que beber 500 ml diarios de jugo de remolacha disminuye significativamente la tensión arterial en personas sanas. Este hallazgo ha sido directamente relacionado con los nitratos presentes en el jugo de la remolacha y la producción de óxido nítrico.

La síntesis de óxido nítrico a partir de los nitratos requiere varias etapas. Cuando los nitratos son ingeridos, un pequeño porcentaje (aprox. el 25%) pasan rápidamente a la circulación sanguínea. Cuando la sangre llega a las glándulas salivares de la boca, estas absorben una gran cantidad de nitratos que se mezclan con la saliva. Posteriormente la saliva junto con los nitratos son excretados en la cavidad bucal. La presencia de bacterias anaeróbicas en esta zona (cavidad bucal) origina que parte de los nitratos se conviertan en nitritos. Al absorberse la saliva por el tubo digestivo (esófago) llega al estómago donde su pH ácido facilita que, una parte de estos nitritos formen óxido nítrico. La otra parte, son absorbidos y circulan en la sangre favoreciendo la formación de óxido nítrico en otros tejidos del cuerpo.

En el ámbito deportivo, el interés por los nitratos no ha pasado desapercibido. Han sido diversos los estudios que se han publicado durante los últimos 3 años evaluando la suplementación de nitratos sobre la capacidad cardiovascular en el ejercicio físico. Las conclusiones de estos estudios indican que cantidades moderadas de nitratos disminuyen el consumo de oxígeno durante la práctica de actividades aeróbicas como el ciclismo o el atletismo de fondo. Pero más importante aún, esta disminución del consumo de oxígeno no está asociada a una disminución del rendimiento. Los sujetos estudiados eran capaces de mantener o mejorar el tiempo de esfuerzo hasta la fatiga tras ingerir nitratos. Estos hallazgos indican que los nitratos y nitritos pueden jugar un papel importante en la respiración celular, haciendo más eficiente el funcionamiento de la mitocondria (la “fabrica” donde en presencia de oxígeno se genera la energía que utilizan las células del organismo).

No obstante y a pesar de la notoriedad de estos hallazgos es importante destacar que la investigación con suplementación de nitratos es todavía muy “joven” y se desconocen cuáles pueden ser los efectos de una suplementación prolongada. Por ello, desaconsejamos rotundamente suplementarse con nitratos de forma desmesurada y sin ningún control médico. Hay que ser cautos y no caer en el error, que frecuentemente sucede en el ámbito deportivo, de que una ingesta elevada de sustancias con poder ergogénico puede ser beneficiosa para el rendimiento deportivo. En resumen, el mensaje que nos hacen llegar estas nuevas investigaciones es que el enriquecimiento de nuestra alimentación con vegetales tipo espinacas, lechuga, remolacha, acelga, rábano, etc., puede tener un efecto beneficioso a nivel cardiovascular (de salud y de rendimiento quizás), siendo un argumento más para incluirlos regularmente en nuestra alimentación.



Referencias de interés:
1.            Bailey SJ, Fulford J, Vanhatalo A, Winyard PG, Blackwell JR, Dimenna FJ, Wilkerson DP, Benjamin N, and Jones AM. Dietary nitrate supplementation enhances muscle contractile efficiency during knee-extensor exercise in humans. J Appl Physiol 109: 135-148, 2010.
2.            Bailey SJ, Winyard P, Vanhatalo A, Blackwell JR, DiMenna FJ, Wilkerson DP, Tarr J, Benjamin N, and Jones AM. Dietary nitrate supplementation reduces the O2 cost of low-intensity exercise and enhances tolerance to high-intensity exercise in humans. J Appl Physiol 107: 1144-1155, 2009.
3.            Gilchrist M, Winyard PG, and Benjamin N. Dietary nitrate - Good or bad? Nitric Oxide 22: 104-109, 2010.
4.            Larsen FJ, Weitzberg E, Lundberg JO, and Ekblom B. Effects of dietary nitrate on oxygen cost during exercise. Acta Physiol 191: 55-66, 2007.
5.            Larsen FJ, Ekblom B, Sahlin K, Lundberg JO, and Weitzberg E. Effects of dietary nitrate on blood pressure in healthy volunteers. N Engl J Med 355: 2792-2793, 2006.
6.            Larsen FJ, Weitzberg E, Lundberg JO, and Ekblom B. Dietary nitrate reduces maximal oxygen consumption while maintaining work performance at maximal exercise. Free Rad Biol Med 48: 342-347, 2009.
7.            Lundberg JO, and Weitzberg E. The biological role of nitrate and nitrite: The times they are a-changin'. Nitric Oxide 22: 61-63, 2010.
8.            Lundberg JO, Weitzberg E, and Gladwin M. The nitrate-nitrite-nitric oxide pathway in physiology and therapeutics. Nat Rev Drug Discov 7: 156-167, 2008.
9.            Vanhatalo A, Bailey SJ, Blackwell JR, Dimenna FJ, Pavey TG, Wilkerson DP, Benjamin N, Winyard PG, and Jones AM. Acute and chronic effects of dietary nitrate supplementation on blood pressure and the physiological responses to moderate-intensity and incremental exercise. Am J Physiol Regul Integr Comp Physiol 299: 1121-1131, 2010.
10.          Webb AJ, Loukogeorgakis S, Okorie M, Aboud A, Misra S, Rashid R, Miall P, Deanfield J, Benjamin N, MacAllister R, Hobss AJ, and Amrita A. Acute blood pressure lowering, vasoprotective, and antiplatelet properties of dietary nitrate via bioconversion to nitrite. Hypertension 51: 784-790, 2008.
11.          Wink DA, and Paolocci N. Mother was right: eat your vegetables and do not spit! When oral nitrate helps with high blood pressure. Hypertension 51: 617-619, 2008.
3 comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris