Sobre la carnitina

La carnitina se sintetiza en hígado y riñones a partir de los aminoácidos lisina y metionina. Después de su biosíntesis, se concentra en los tejidos que utilizan los ácidos grasos como combustible dietético primario, es decir el músculo esquelético y el cardíaco. En consecuencia, la carnitina sintetizada en hígado y riñones es transportada por la sangre hacia dichos tejidos, en los que existen proteínas de membrana específicas para esta molécula.

El  argumento de “quemador de grasa” proviene de su condición de factor indispensable para la penetración de los ácidos grasos de cadena larga en las mitocondrias de las células, donde con posterioridad sufrirán la oxidación. Una vez dentro de dichos organelos la carnitina se transforma en acilcarnitina, mediante la acción de la aciltransferasa. Para que los ácidos grasos puedan sufrir la beta-oxidación necesitan separarse de la carnitina, a lo que colabora otra aciltransferasa. Por último, la carnitina libre debe abandonar la célula, lo que hace con la ayuda de la carnitina translocasa. La beta-oxidación de los ácidos grasos libera grupos acetilos que penetran en el ciclo de Krebs. También sabemos que la carnitina favorece la oxidación de los aminoácidos de cadena ramificada.

Durante el ejercicio hay una redistribución de carnitina libre y acilcarnitina en el músculo, pero eso no quiere decir que se pierda carnitina que haya que reponer. De hecho, una ingesta de proteínas de alta calidad en suficiente cantidad (2 g/kg/día) nos suministra lisina y metionina como para sintetizar la carnitina necesaria para el transporte de ácidos grasos al interior de la mitocondria.

En medicina deportiva, se generó la posibilidad de ser utilizada como ayuda ergogénica a raíz de las publicaciones realizadas por Dragan y cols en 1987 en Rumanía (antes de la caída de las repúblicas de la antigua URRSS). Sin embargo, las investigaciones posteriores no consiguieron reproducir estos supuestos efectos ergogénicos.

Los estudios más rigurosos (Heinonen OJ.et al., 1996); (Juhn MS. 2002); (Koh- Banerjee PK et al., 2005) demuestran que:
1) Los suplementos de carnitina no mejoran la oxidación de las grasas in vivo, ni mantienen las reservas de glucógeno ni postpone la fatiga durante el esfuerzo.
2) No reducen la grasa corporal
3) No induce una activación del complejo piruvato deshidrogenada (que es muy activo de por sí durante el ejercicio).
4) No afecta al VO2máx
5) No hay deficiencia de carnitina demostrada en esfuerzos deportivos

En definitiva, no hay estudios serios de aumento del VO2 máx. No mejora la oxidación de ácidos grasos in vivo, ni ahorra glucógeno ni postpone la fatiga.

Sin embargo, parece no estar dicha la última palabra ya que las investigaciones más recientes encuentran un efecto antioxidante (Kolodziejczyk J y cols 2010) y ergogénico en esfuerzos anaerobios (Jacobs PL y cols 2010).


El último en publicarse encuentra efectos positivos:

J Strength Cond Res. 2013 Sep 14. [Epub ahead of print]

THE EFFECTS OF ACUTE L-CARNITINE SUPPLEMENTATION ON ENDURANCE PERFORMANCE OF ATHLETES.

Source

1School of Physical Education and Sports. Aksaray University. TURKEY basketball.08@hotmail.com 2Faculty of Health Science. Department of Physical Therapy and Rehabilitation. Gazi University. TURKEY natalay@gazi.edu.tr.


Disponemos de L-Carnitina de plena garantía en: www.latiendadehector.com

6 comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris