Motivo del uso de ayudas ergogénicas

Cuando tenía algunos años menos, se comentaba en los círculos de "entendidos" (es decir, los sabios de entonces), que el deportista no tenía unas necesidades específicas de nutrientes. Su dieta se debía establecer en base a la de cualquier otra persona, solo que al tener más necesidades calóricas, el resto de nutrientes estarían elevados proporcionalmente.

Pasaron los años y los médicos que nos dedicábamos a ver deportistas de élite, teníamos la experiencia práctica, de que no podíamos seguir esa norma. Luego vinieron los descubrimientos de la paleoantraopología y las publicaciones de colegas que utilizaban suplementos que resultaban ser efectivos.



Voy a situar algunas de las manipulaciones dietéticas que se hacen actualmente, en el contexto fisiológico del desequilibrio que provoca el ejercicio físico muy intenso en el equilibrio interno del organismo y el síndrome general de adaptación que se produce en el deportista.

En primer lugar, voy a considerar las causas locales de fatiga muscular, añadiendo las sustancias que se utilizan en función de dicha adaptación.



Causas locales de fatiga muscular

a) Agotamiento de sustratos.
- El estudio de biopsias musculares ha demostrado que, durante la ejecución de contracciones máximas repetidas, la fatiga coincide con el agotamiento de la fosfocreatina (PC). Para retrasar la aparición de la fatiga, el deportista debe controlar la intensidad del esfuerzo mediante un ritmo adecuado que asegure que la PC y el ATP no se agoten prematuramente. Al igual que con la PC, el ritmo de agotamiento del glucógeno muscular está controlado por la intensidad de la actividad. En un sprint, el glucógeno muscular puede usarse unas 40 veces más rápido que cuando se camina. Las reservas totales de glucógeno muscular y hepático se agotan cuando se realiza una actividad al 70% del VO2max (cifra que indica la capacidad máxima aeróbica y se determina con un analizador de gases respiratorios), durante 2 o más horas, aunque estas cifras son muy variables en función del entrenamiento y alimentación del deportista.

Aquí se justifica el uso de creatina como ayuda ergogénica plenamente efectiva, así como la carga de glucógeno inmediatamente después del ejercicio

Productos metabólicos de desecho. La rápida e intensa formación de lactato, con acumulo de H+, produce una disminución del pH muscular y sanguíneo. Un pH intracelular inferior a 6,9 inhibe la acción de la fosfofructoquinasa (bloquea, por tanto, la glucólisis), interfiere en los puentes cruzados en la contracción muscular reduciendo la fuerza contráctil del músculo y altera el desplazamiento del calcio imprescindible para la contracción del músculo. Por otro lado, la formación de NH3 en el ciclo de los purín-nucleótidos (2ADP ® ATP + AMP que por desaminación da IMP + NH3 + H2O), aunque inicialmente es utilizado como agente neutralizante parcial del exceso de H+ originado en la glucólisis anaerobia, si alcanza niveles excesivos puede producir un efecto general sistémico siendo causa de fatiga general. Las alteraciones iónicas y deshidratación consecutivas a ejercicios de larga duración pueden alterar la permeabilidad de la membrana de la fibra muscular produciendo fatiga, tanto a nivel local como general.

Aquí es donde se usan distintos tipos de ayudas ergogénicas, siendo el citrato trisódico el más adecuado, aunque su uso está reservado a un control biomédico muy preciso y a deportistas muy controlados. En general, se usan sales de aspartato y carnosina (a ésta última le dedicaré una entrada completa porque se la merece).

b) Suministro insuficiente de O2 a los tejidos activos.
- El sistema de absorción y transporte de oxígeno no suele ser un factor limitante en la mayor parte de deportes, sin embargo, la realización de esfuerzos isométricos repetitivos y extenuantes en determinados deportes, obligan al músculo a trabajar en condiciones anaerobias con aparición precoz de fatiga.

Poco puede hacer la alimentación en este apartado, aunque hay que tener en cuenta que la falta de vigilancia de los depósitos de hierro puede precipitar una anemia ferropénica nefasta para el deportista a corto y medio plazo.


c) Agotamiento de neurotransmisores
d) A veces, el agotamiento de algunos neurotransmisores (la liberación o la síntesis de acetilcolina), o la hiper o hipoactividad de la colinesterasa, o alteraciones de la membrana de la fibra muscular, pueden suponer la causa de fatiga en ejercicios a largo plazo

Existe una posible manipulación de aminoácidos precursores de algunos neurotransmisores (triptófano particularmente).


Cuestiones Psicológicas
- La percepción del esfuerzo físico es personal, y está condicionado por experiencias previas, entrenamiento, capacidad de sufrimiento y otras variables. Este tipo de fatiga percibida precede, generalmente, a la fatiga fisiológica, y los deportistas que se sienten agotados pueden ser animados a proseguir en un ambiente favorable.

Aquí se utiliza el panax ginseng, eleuterococo, cafeína y otros estimulantes

Sigue en la próxima entrada..........
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris