Artículo de interés

Los estudios rigurosos que se van haciendo, nos siguen confirmando en nuestra idea de alto consumo de proteína y bajo de grasa.

Artículo


Resúmen en español


Metodología: ensayo clínico aleatorizado (no se describe la aleatorización), simple ciego (no se describe el enmascaramiento) realizado en EE. UU. con 25 voluntarios sanos (19 varones, 6 mujeres; edad 18-35 años) cuyo IMC oscilaba entre 19-30. Tras ser sometidos a una dieta para estabilizar el peso durante 13-25 días, los participantes fueron aleatoriamente asignados a una dieta hipoproteica (el 5% de las calorías eran de origen proteico), normoproteica (15%) o hiperproteica (25%) durante 8 semanas. En comparación con la ingesta calórica de la dieta inicial, la nueva dieta proporcionó un aporte calórico extra del 40% (954 kcal/día; IC95% 884-1.022 kcal/día). El alcohol y la cafeína estaban prohibidos. Se excluyeron los fumadores. Las variables de resultado analizadas fueron la composición corporal, medida por DEXA cada dos semanas, el gasto energético en resposo y el gasto energético total.
Resultados: la sobrealimentación produjo un incremento significativamente menor de peso en las personas con dieta hipoproteica (3,16 kg; IC95% 1,88-4,44 kg) que la dieta normo (6,05 kg; IC95% 4,84-7,26 kg) o hiperproteica (6,51 kg; IC95% 5,23-7,79 kg). No obstante, la grasa corporal aumentó de forma similar en los 3 grupos de intervención y representó aproximadamente entre un 50% a más de un 90% de las calorías acumuladas. La energía consumida en reposo, el gasto energético total y el contenido proteico corporal no se incrementaron con la dieta hipoproteica a diferencia de lo que ocurrió con las dietas normo e hiperproteica.
Conclusión de los autores: en personas que viven en un ambiente controlado, las calorías afectan al incremento de masa grasa y las proteínas al gasto energético y al aumento de masa magra corporal, pero no a la acumulación de grasa.
Fuente de financiación: US Department of Agriculture y Universidad del Estado de Louisiana.





3 comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris