¡Enhorabuena corredores!


Cuando comencé a estudiar la especialidad de medicina del deporte en la Universidad Louis Pasteur de Estrasburgo, recuerdo que los profesores insistían en que la práctica de un deporte de modo regular aumentaba la “calidad” de vida, pero no la “cantidad”, es decir, no alargaba la vida. A lo largo del desarrollo de mi vida profesional, he comprobado que el deporte de alta exigencia, estaba más cercano de la enfermedad que de la salud. Posteriormente, el tiempo ha comenzado a poner las cosas en su sitio ya que sabemos lo que ocurre en los deportistas de élite cuando van haciéndose mayores y se están publicando los estudios en grandes grupos de población que practica deporte.

Uno de estos estudios acaba de publicarse y sus resultados son muy significativos. La investigación la ha realizado el Dr Peter Schnohr, cardiólogo que viene trabajando desde 1968 en los efectos saludables de la actividad física. Se ha efectuado en 20.000 hombres y mujeresde 20 a 93 años seguidos desde 1976, lo que se conoce como un estudio longitudinal en ciencias biológicas y recoge la comparación entre la mortalidad (1116 hombres y 762 mujeres) en corredores habituales y la población normal que no hace deporte. El resultado es que los hombres y mujeres que corrían, tenían una mortalidad reducida en un 44% viviendo una media de 6,2 años para hombres y 5,6 años para mujeres por encima de los no corredores. La cantidad de ejercicio óptima es de 30 a 45 minutos tres o cuatro veces por semana. Si se incrementa el nivel de ejercicio no se obtienen mejores resultados de supervivencia.

La importancia del estudio deriva del número de participantes y del tiempo de desarrollo, lo que sitúa sus datos en un buen nivel de evidencia científica.

Celebremos, estimados lectores de este blog, que al practicar actividad física y comer equilibradamente, estamos haciendo mucho por nuestra salud.
3 comentarios

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris