Sharapova y el Meldonium



En mis más de treinta y cinco años de experiencia en la medicina del deporte, no debería asombrarme nada. Sin embargo, una noticia en prensa acerca de la confesión de la tenista Maria Sharapova, referente a su consumo de Meldonium -un fármaco recientemente incluido en la lista de sustancias prohibidas por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA)-, ha atraído mi curiosidad. En principio, no debería llamar demasiado la atención un caso más de dopaje de un deportista famoso, pero la historia de este fármaco merece la pena conocerse ya que ilustra, con gran detalle, el mundo cercano al doping en el deporte de élite.



El compuesto, en particular, es el Mildronate, y reúne todas las circunstancias que explican el oscuro y curioso mundo del dopaje en el alto nivel.


¿Qué características debe poseer un producto dopante?

1.- Efectividad basada en la experiencia personal, de otros deportistas, de entrenadores o médicos del entorno del deportista. Evidentemente, esa efectividad no está sometida a criterios de la medicina moderna, ya que, el hecho de poder utilizarse sin dar positivo en controles, significa que no se conoce su uso, indicaciones, contraindicaciones, efectos secundarios etc en deportistas.
2.- Oscurantismo. No debe ser un fármaco conocido (no debe estar dentro de las sustancias prohibidas). La inmensa mayoría de deportistas debe desconocerlo (para no hacer saltar las alarmas)

Mildronate cumplía a la perfección ambas premisas. Su utilidad surgió como respuesta a las investigaciones de Ivars Kalvins (un bioquímico de Lituania) que, buscando un producto para acelerar el crecimiento de los animales, descubrió una molécula a la que llamó Meldonium. En principio, dada su acción farmacológica, se prescribió en insuficiencia cardíaca, aunque posteriormente se generalizó en una curiosa mezcolanza de aplicaciones entre las que destacaba una mejoría de la circulación, aumento del vigor sexual y mejoría del síndrome de abstinencia de alcohólicos crónicos etc. Su planteamiento como producto milagroso generó un aluvión de ventas en los países Bálticos (más de 60 millones de euros en 2013), aunque no ha llegado a ser considerado un fármaco de primera línea por los cardiólogos y, de hecho, no está autorizado por la Agencia Europea del Medicamento ya que no se conoce suficientemente su acción y efectos secundarios.

Pero he aquí que el laboratorio antidopaje de Colonia comienza a hacer pruebas para homologar un espectrómetro de masas de alta definición y después de analizar centenares de muestras de orina de deportistas descubrieron que en muchas de ellas se repetía una interferencia, la huella de una molécula desconocida. ¿Qué era? Pues el Mildronate, efectivamente… Los deportistas habían descubierto su uso como agente ergogénico de forma subrepticia y silenciosa.., como siempre. De esta forma, se propuso su estudio y la posterior inclusión entre las sustancias prohibidas, pero mucho después de ser consumida durante décadas por centenares de deportistas (el ciclista ruso Eduard Vorganov, los atletas Endeshaw Negesse (Etiopía) y Abeba Aregawi (etiope, nacionalizado sueco), los patinadores rusos Ekaterina Bobrova y Dmitri Soloviev y, ahora, Maria Sharapova).

¿Por qué es ergogénico el Midronate?
Pues no lo sabemos desde un punto de vista riguroso, ya que no ha sido sometido a valoración médica convencional. Los estudios iniciales señalan que Mildronate fue diseñado como un inhibidor de la biosíntesis de carnitina (su efecto favorable en alteraciones cardíacas derivaba de la prevención en la acumulación de productos intermedios citotóxicos de los ácidos grasos debido a la oxidación en los tejidos isquémicos. Sin embargo, posteriores aplicaciones en diversos padecimientos del sistema nervioso central, sugieren otro mecanismo ya que el cerebro no utiliza los ácidos grasos como combustible. Este otro mecanismo implica el NO (óxido nítrico), un poderoso vasodilatador que ya ha demostrado su acción en deportistas. 

Ahora comienza la fase 2 de este compuesto, es decir, su inclusión en la lista de sustancias prohibidas y los estudios para saber cómo actúa en el organismo y por qué su efecto ergogénico. Mientras tanto, centenares de deportistas fueron conejillos de indias de su uso, sin tener conocimiento y sin ser objeto de ninguna investigación seria. 

Otra más de las sustancias empleadas por los tramposos.


CNS Drug Rev. 2005 Summer;11(2):151-68.

Mildronate: an antiischemic drug for neurological indications.






Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris