Nuevas técnicas de ayuda al rendimiento deportivo desarrolladas por la medicina deportiva

En artículos anteriores he expresado la sorpresa de los especialistas cuando las neurociencias han explicado algo, tan supuestamente muscular y físico, como la velocidad de un golpe de puño en karate. Decía que Ed Roberts, neurocientífico del Imperial College de Londres, demostró hace un par de años que el músculo no es lo más importante a la hora de desatar la fuerza del golpe, sino la capacidad de su cerebro para interiorizar la técnica. Aquellos que eran capaces de sincronizar el golpe con una aceleración brusca - al estilo de Bruce Lee- eran los que asestaban más fuerza. Para lograrlo, se necesitaba reiteración y una capacidad genética especial, algo demostrado por la experiencia de miles de años.
 
Hoy día, cualquier deportista de alto nivel comprende que el entrenamiento es complejo e incluye componentes tanto físicos como mentales. Poder gestionar las emociones de una manera adecuada, es útil, no solo para rendir más, sino para recuperarse y poder dar el cien por cien de sí mismos en la siguiente competición.

Astronautas y deportistas practicantes de deportes extremos (saltos de esquí, alpinistas, profesionales en deportes en donde se manejan grandes cifras y existe una presión de público importantísima), todos ellos entrenan aplicando los conocimientos actuales de las neurociencias.

En este sentido, el neurofeedback ayuda al rendimiento mediante una especie de gimnasia cerebral. El deportista se coloca un gorro con sensores, cierra los ojos y se relaja y se somete a una serie de operaciones para lograr una atención sostenida. El software hace entonces una evaluación de los ritmos cerebrales que median en las capacidades cognitivas. 

Después de cinco entrenamientos, diseñados y validados por Bitbrain (en nuestro caso), a razón de uno o dos por semana, los test evidencian, en la mayoría de los casos, una mejora de las capacidades cognitivas de un 25%. Elevvo opera cambios reales en el cerebro, por ejemplo:
- Mejoras en la atención, organización, planificación y memoria.
- Mayor motivación.
- Mejora de la resistencia al estrés
- Disminución de la ansiedad y del miedo.
- Mejora del control de los impulsos y de la ira.
- Mejora de la calidad del sueño

video

Queda, de este modo, desvelado el secreto de Federer, de la selección de esquí Olímpica Suiza y de tantos y tanto atletas que han pasado por Clínicas de neurociencias. Nosotros lo aplicamos ahora con tecnología vanguardista apoyados por investigadores de la Universidad de Zaragoza, de la de Ottawa y del Centre National de la Recherche Scientifique
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris