Una de pistachos...



Voy a plantear los detalles de un artículo de investigación en el que los autores fueron requeridos por American Pistachio Growers, una asociación comercial agrícola de carácter voluntario que representa a productores de pistacho, procesadores y socios en California, Arizona y Nuevo México. La organización está dirigida por una junta directiva de 18 miembros y tiene sede en Fresno, California. Entre las actividades principales de la organización se encuentran aquellas relacionadas con la investigación sobre la nutrición del pistacho, los asuntos gubernamentales, y el impulso del producto y el mercado. La página web demuestra el poder y el marketing desarrollado por este grupo de empresarios.




Se eligió a un grupo de investigadores del Appalachian State University, Human Performance Lab, North Carolina Research Campus, Kannapolis, NC, United States of America. Con el objetivo teórico, de dar soporte científico al criterio de incluir el uso de pistachos como alimento favorecedor del rendimiento deportivo en ciclistas.

A tal fin se preparó la investigación que incluía a un grupo de ciclistas (19) a los que se les sometía a una contrarreloj de 75 km después de haberles suministrado durante dos semanas 3 onzas (~85 g) de pistachos, comparándolos con ellos mismos dos semanas después de no ingerir pistachos. Pues bien, no solo no se encontró un beneficio en el rendimiento en la prueba (que fue mejor cuando no comieron pistachos, sino agua), sino que al emplear una nueva técnica llamada metabolómica, encontraron resultados sorprendentes.


Los metabolitos son moléculas de bajo y medio peso molecular (< 1.500 Dalton) que intervienen en los procesos celulares y nos revelan cómo está funcionando el metabolismo en un órgano determinado o en un ser vivo. Nos referimos a los azúcares, aminoácidos, lípidos, etc.  La ausencia o presencia de algunos de estos metabolitos, así como la concentración relativa entre ellos, puede ser un método diagnóstico importante.
En este caso, el análisis de la metabolómica reflejó compuestos detectables de identidad conocida, particularmente tres; la rafinosa,   9,10 Dihydroxyoctadec-12-enoato de metilo (9,10-DiHOME), y la sacarosa. La ingesta dietética de rafinosa fue 2,19 ± 0,15 y 0,35 ± 0,08 mg / d durante el tiempo de ingesta de pistacho y durante el lavado posterior y la metabolómica reveló que rafinosa de colon y sacarosa se trasladaron a la circulación durante el ejercicio debido al aumento de la permeabilidad intestinal. El aumento posterior al ejercicio en plasma de rafinosa, estaba significativamente correlacionado con 9,10 DiHOME y otros metabolitos de estrés oxidativo.

No encontraron, por tanto, aumentos del rendimiento, sino que, incluso, abrieron la puerta a la posibilidad de empezar a entender como el aumento de la permeabilidad intestinal producido durante el ejercicio extenuante, puede pasar a plasma metabolitos como el 9,10-DiHOME derivado de la leucotoxina generada por neutrófilos durante el estallido oxidativo y autor de seria disfunción mitocondrial.

El artículo de investigación no está, por supuesto, en la página web de la asociación, sino la librería científic: Artículo: Enlace

He puesto este ejemplo de cómo se deberían hacer las cosas para hacer frente a la presión industrial por producir en primer lugar y luego justificar en segundo, cuando lo primero que habría que hacer es buscar un futuro sostenible dedicando la producción a productos no contaminantes y lo menos perjudiciales posible. En este caso, los autores, han sido honrados y han publicado en contra de sus patrocinadores. Aunque parezca baladí, no lo es, porque, al menos en nuestro país, si le haces eso a una empresa que te patrocina una investigación de su producto y no le das un resultado favorable, estás anatematizado y el resto de investigación aplicada huye de tu grupo de investigación como de la peste.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No gastemos dinero inútilmente

Atletas de élite ¿Hipotiroideos?

Suplementos de proteínas