La hormesis



La Hormesis es el fenómeno de respuesta a una dosis de un compuesto, que se caracteriza por una estimulación cuando la dosis es muy baja y una estimulación cuando es alta. Un contaminante o toxina que produzcan el efecto de hormesis tiene, pues, a bajas dosis el efecto contrario al que tiene en dosis más elevadas.



El principio de funcionamiento de la hormesis no siempre está claro. A menudo se consideran dos efectos completamente contrarios que funcionan en paralelo: un efecto positivo que ya se presenta en dosis muy pequeñas, y un efecto negativo que sólo aparece con las dosis más grandes; en el caso de dosis grandes, el efecto positivo es eclipsado por el efecto negativo. Este fenómeno se ha estudiado mucho en los años de la guerra fría ya que los efectos de las radiaciones estaban en cabeza de la investigación clasificada, de muchos de los ejércitos más poderosos del mundo.

Hay varias teorías que intentan explicar este efecto, de las cuales las más importantes son:

1.- Bajas dosis de radiación producirían daños del DNA que obligarían a la célula a repararlo produciendo unas proteínas de efecto reparador.

2.- Eliminación de radicales libres. En 1987, Feinendengen y colaboradores demostraron que bajas dosis de radiación causaban una inhibición temporal de la síntesis de DNA (hasta un máximo de 5 horas). Durante ese tiempo se podría producir antioxidantes celulares que protegieran posteriormente del daño oxidativo a la célula ante nuevas exposiciones.

3.- Estimulación del sistema inmune. Mientras que altas dosis de radiación se sabe que son inmunosupresoras, Luckey y colaboradores, demostraron en distintos estudios que bajos niveles de radiación se comportaban estimulando la inmunidad, efecto que enlaza con la “teoría del daño” de Matzinger (ya he hablado de esta investigadora en inmunología poco convencional), en la que se propone que las células normales de todos los tejidos del organismo, cuando sufren un estrés envían una señal que ella denomina de “peligro” o “alarma” o “señal cero” que sirven para activar a las células presentadoras de antígenos (CPA), asumiendo entonces que estas células no son capaces per se de enviar señales coestimulatorias, sino que necesitan ser activadas por la “señal de peligro”.

Hablo de este término porque en la controversia actual sobre la acción del DHA, hay un efecto hormético que ha sido ampliamente ignorado por los investigadores y que nuestro grupo tuvo en cuenta en las discusiones de los efectos del DHA (Brudy Plus) en deportistas cuyo resumen presentamos en el Congreso Mundial de la Federación Española de Medicina del Deporte y que obtuvo el premio a la mejor comunicación científica.

En efecto, de todos los ácidos grasos poliinsaturados, el DHA es el más susceptible a la oxidación espontánea debido a una estructura química peculiar (larga cadena de átomos de carbono). Este efecto siempre se ha considerado negativo y, de hecho, todas las formulaciones de omega3 del mercado estaban obligadas a llevar vitamina E como antioxidante. Sin embargo, la acumulación de evidencias sugiere que los ácidos grasos poliinsaturados oxidados espontáneamente, pueden ser beneficiosos en muchos contextos, debido en gran parte al hecho de que son agonistas altamente reactivos para ciertos receptores. Por ejemplo, el DHA oxidado tiene una alta afinidad por el receptor activado por el proliferador de peroxisomas (PPAR) de la familia de factores de transcripción, que regulan la diferenciación celular, el desarrollo, el metabolismo, y la tumorogénesis. Por otra parte, el DHA oxidado tiene un efecto activador del factor nuclear de transcripción PPARα mayor que cualquier otro ligando de PPAR probado.  
 

El PPAR activa la lipoproteinlipasa emulando al ejercicio físico, que regula al alza los transportadores de glucosa para introducir glucosa en el músculo, y lipoproteinlipasa para oxidar ácidos grasos.

Todas estas son acciones que van conociéndose poco a poco, pero lo que los que nos dedicamos a la medicina del deporte, sabemos, desde hace años, que el DHA tiene un efecto ergogénico indiscutible (falta por ir confirmándolo en los estudios clínicos, aunque como he dicho en otras ocasiones, en deportistas de nivel no los veremos).

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris