El sedentarismo es incompatible con nuestra especie



Siempre me ha fascinado la llamada “teoría del todo” en física. 


Einstein intentó durante los años finales de su vida desarrollar una "teoría de campo unificada" para todas las interacciones físicas, pero no lo consiguió. Sin embargo, ese era el camino que los físicos actuales siguen al tratar de introducir la gravedad (la gran rebelde) en la unificación, que han conseguido ya crear, al describir (al menos teóricamente) la fuerza electro-magneto-fuerte-débil.


Al mismo tiempo, recuerdo de joven la sensación tan agradable que tenía cuando me enfrentaba a una integral o un límite complicados y conseguía llegar a la solución en pocos pasos (solo a veces). Esa forma de resolver el problema en pocos y sencillos pasos me demostraba, sin más comprobaciones, que estaba bien. Era como si los problemas, dentro de sus múltiples soluciones, tuvieran una intrínseca y “elegante”. Ese fue el gran reto de Einstein, que daba por seguro que nuestro universo se regía por unas pocas ecuaciones simples y “elegantes”


En las ciencias biológicas, el conocimiento del funcionamiento del cuerpo ha seguido intrincadísimos pasos y estudios que han llegado a descomponer la medicina en decenas de especialidades. Sin embargo, siempre me he planteado la aplicación de una teoría “de unificación”, sencilla y elegante que diera una explicación a la gran mayoría de padecimientos que sufrimos en este momento.



Un primer paso se dio al descifrar el genoma, lo que suponía (al menos en teoría) descubrir los genes defectuosos y avanzar una cura específica para cada enfermedad. Sin embargo, pronto se destapó la ingenuidad de los primeros momentos y quedó patente que el criterio inicial conocido de que cada gen codificaba solo una proteína, se venía abajo al descubrir que, existiendo cientos de miles de proteinas humanas, solo se observaban unos 25000 genes en el genoma humano, algo casaba muy mal con la idea de que un gen codifica una sola proteína.


En ese momento, se abrió una nueva dimensión: Las proteínas, y no el ADN, eran las principales biomoléculas con funciones estructurales, enzimáticas, metabólicas, reguladoras y señalizadoras, organizándose en enormes redes funcionales de interacciones. En definitiva, el proteoma fundamenta la particular morfología y funcionalidad de cada célula. 


Ahora bien, lo que en principio fue una desmoralizadora complejidad, abrió, a su vez, el conocimiento a una nueva etapa: Las moléculas señalizadoras y, en este sentido, pronto se descubrió el inmenso y desconocido papel de los tejidos graso y muscular como emisores y receptores de señalizadores con una amplia influencia en el conjunto del organismo al margen de sus propias funciones de reserva energética uno, y propulsora del movimiento el otro.


Finalmente, los avances en la comprensión de la microbiota, su diversidad y su importancia capital en la inmunidad y en el funcionamiento orgánico general, pusieron las últimas piezas del puzle de una posible teoría integradora de simplicidad y de elegancia enormes. La teoría de la inflamación de bajo grado

Ahora se abre un abanico de posibilidades para entender patologías tan diversas como la epilepsia, las enfermedades autonimunes, la diabetes, cardiopatía isquémica etc etc


Y al aparecer las proteínas que actúan como señalizadores y son emitidas y recibidas por todos los tejidos y órganos, se destapó la unificación de todas las teorías. Fue una proteína cinasa la responsable de abrir las vías de la iluminación, la AMPk, un señalizador celular de gran alcance, modificadora de una enorme cantidad de funciones celulares y ligada a la realización de un ejercicio físico de elevada intensidad y duración.


El ejercicio físico, es la llave de la teoría de la unificación, así de simple. La llave para entender como nuestra evolución, ligada a un ejercicio físico muy intenso, hizo prevalecer los genes que se expresaban mejor en ese medio. El sedentarismo, unido a otros muchos factores ambientales, nos ha llevado a la expresión de genes defectuosos y a padecer las pandemias actuales de enfermedades crónicas.


¡Qué elegancia, pero también qué incomprensión!


No es una molécula patentable, no es de sencilla aplicación, no se lleva bien con una vida de trabajo sin apenas movimiento y encima es tan simple, que no sirven de nada las complejísimas conferencias de sesudos especialistas patrocinados por poderosas industrias farmacéuticas. Así de simple, así de imposible.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sobre el Tríbulus terrestris